Running

¿Por qué correr?

Los mejores consejos para correr en invierno

En Alicante los inviernos suelen ser suaves con temperaturas no muy bajas, pero en otros sitos si que puede bajar extremadamente la temperatura, y no es nada fácil correr en esas condiciones.

Por eso, el post de hoy está dedicado a los mejores consejos de runners que saben cual es la mejor forma de correr cuando hace frío.

Los mejores consejos para correr en invierno

Motívate

La motivación es lo mejor para salir a correr en cualquier ocasión. Si quedas con un compañero es más probable que no faltes a la cita y que salgas a correr, incluso si hace mucho frío. También podéis quedar para ir a tomar algo caliente después de la carrera, eso motiva a cualquiera.

Cálzate adecuadamente

Para mantener una temperatura óptima de los pies, es importante calzarse con unas zapatillas apropiadas para pisar sobre lluvia, nieve o granizo. Lo mejor son los que tienen la parte superior de Gore-Tex. También es importante utilizar calcetines que absorban la humedad, pero que mantengan los pies calientes. Mi recomendación: invierte en calzado y calcetines de calidad.

Vístete adecuadamente

La ropa adecuada es igualmente imprescindible para salir a correr sin congelarte y sin pillar un resfriado. La regla de oro es vestirse como si hubiese 10 grados más, con tejidos técnicos, transitables que dejen eliminar el sudor, con cremalleras en la zona del cuello y las axilas para ventilar. Y los guantes y un gorro también son imprescindibles.

Hazte ver

Generalmente, en invierno hay poca visibilidad, y seguramente tendrás que correr en la oscuridad. De ahí la importancia de llevar un equipo reflectante, fluorescente, para que se te vea bien.

Haz un calentamiento

Empezar moviéndote lo suficiente para que la sangre empiece a circular, pero sin que llegues a sudar. Así no sentirás tanto frío y estirarás para evitar las lesiones.

Ten en cuenta el viento

El viento puede llegar como cuchillas que te atraviesan la piel, por eso, además de ir bien protegido con la ropa adecuada, hay que saber capearlo. Para evitar que el viento te de demasiado de frente o de espaldas, puedes meterte por los edificios altos que lo cortan, o ir alternando la dirección. También es una buena idea utilizar un protector contra el viento gélido.

Olvidar la velocidad

Correr en invierno es una manera de mantener lo que se ha conseguido, no de entrenarse para una carrera. Elige tu ritmo, uno en el que estés cómodo sin forzar. Si no puedes aguantar una hora corriendo, puedes salir dos veces al día, en las horas centrales que es cuando hace más temperatura.

Cámbiate de ropa al terminar

Nada más dejar de correr, tu temperatura corporal caerá en picado, pues ya no estarás activo. Para evitar escalofríos, cámbiate de ropa de pies a cabeza, tan pronto como te sea posible. Sécate el pelo si está húmedo y toma algo caliente.